Marketing y abogados: la importancia de una buena estrategia online

El principal objetivo de un despacho de abogados es el de conseguir atraer, fidelizar y comunicarse con su público objetivo y, por consiguiente, alcanzar una imagen positiva de la marca. La consecución de esta meta depende de la elección de una adecuada planificación de la estrategia de marketing, un proceso para el que un bufete debe definir, en primera instancia, cinco puntos básicos: de dónde viene, en qué lugar se encuentra, en cuál quiere estar, cómo ha de conseguirlo y cuándo.

 

 

O lo que es lo mismo, establecer cuál es la misión del despacho y qué valores o filosofía adopta, concretar qué sistemas de información utiliza, averiguar la estrategia de la competencia, diseñar un proceso de marketing para su posicionamiento y dejar claro cuáles son los objetivos corporativos.

dudas

 

De esta forma, para plantear una táctica efectiva de marketing se ha de decretar cuál es la misión del despacho: definir a qué áreas de especialización se dedica, los recursos humanos con los que cuenta y qué beneficios aporta al cliente. Además, el bufete debe apostar por una estrategia de segmentación a través de la que defina a qué target se dirigirán sus servicios, teniendo en cuenta que resulta recomendable escoger segmentos en los que cuente con ventajas con respecto a los despachos de la competencia.

 

 

Un buen posicionamiento es una de las claves a la hora de desarrollar el plan de marketing, puesto que determina la estrategia de comunicación que se ha de llevar a cabo. Para conseguirlo, el despacho debe conocer cómo se percibe su imagen en el mercado, de qué manera desea ser visto y cuál es la forma más efectiva de conseguir los clientes que quiere. También resulta importante conocer bien a la competencia: desde quiénes son, qué hacen y cómo hasta cuáles son sus principales fortalezas y debilidades. Esta información permite definir las diferencias y marcar una distancia estratégica que capte la atención de un cliente potencial, le genere confianza y ofrezca respuestas y soluciones a sus necesidades concretas para que decida contratar los servicios del despacho.

 

 

En resumen, las claves fundamentales para elegir una estrategia de marketing digital adecuada se centran en tomar consciencia de la realidad del bufete (cuáles son sus especialidades, público objetivo y recursos), definir sus objetivos corporativos (qué resultados se espera conseguir y cuándo), conocer cómo es la competencia (y no imitarla, sino buscar los puntos de diferenciación) y detallar en qué medios y a través de qué sistemas de información va a llegar a su público objetivo.

Esta entrada fue publicada en Marketing jurídico. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *