Marketing de contenidos en los bufetes de abogados

Podría definirse como el arte de saber qué quieren o buscan los internautas y ofrecérselo de forma convincente cuando lo necesiten para captar su atención, compromiso y participación. Es decir, brindar contenidos interesantes y útiles tanto a los clientes actuales como a los potenciales para atraerles hacia los servicios que ofrece la web, originando confianza y credibilidad que permitan a la empresa generar beneficios.

 
El centro del marketing de contenidos es el “para quién”. Conocer el perfil del usuario que busca información legal o asistencia jurídica resulta fundamental para desarrollar contenido que realmente resulte efectivo, o lo que es lo mismo, aquel que los usuarios quieren consumir y que, a su vez, los buscadores valoran para el posicionamiento.

marketing jurídico abogados
Se trata, por lo tanto, de publicaciones no de carácter promocional sino relevantes tanto para los usuarios como para la empresa, ya sean de ámbito social (como los posts de un blog o las actualizaciones en las redes sociales), online (como las newsletters o los ebooks), en papel (como una revista corporativa) o multimedia (como los vídeos o los podcasts).

 
El principal beneficio que aporta el marketing de contenidos es el de multiplicar la visibilidad de una empresa o servicio. Sin embargo, se debe tener en cuenta que esta disciplina no se aplica de forma aislada sino que debe seguir una planificación elaborada puesto que repercute directamente en otras estrategias, como son las de SEO y Social Media, entre otras. Por ello, para su desarrollo se deben tener en cuenta varias claves fundamentales:

 

 

  • Analizar el perfil del “para quién”. Conocer cómo es y qué necesita el usuario que busca los servicios de la empresa es el punto de partida.
  • Elaborar un plan de contenido. Definir qué información se debe desarrollar en base al “para quién”, cuándo se publica y a través de qué plataformas.
  • Desarrollo de contenidos. Se entienden por contenidos tanto los artículos como los minisites, las infografías, los vídeos e incluso las actualizaciones en las redes sociales, así como los tuits. Todos ellos se deben plantear como una información que se brinda al usuario por lo que no deben ser de carácter promocional sino que han de generar conversación y confianza en él para convertirle en un cliente potencial y, además, ser valorados por los buscadores para su posicionamiento.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *