Errores en la publicidad de abogados

 

Emprender una campaña de publicidad de abogados no es igual que anunciar un detergente. A pesar de esta obviedad aún existen muchos abogados y bufetes que siguen cometiendo los mismos errores a la hora de comunicar sus servicios tratando de captar nueva clientela.

Lo que no hay que hacer en la publicidad de abogados

El clima actual en prácticamente todos los sectores, también el jurídico, es de un elevado grado de competitividad y esto obliga a los profesionales a emprender acciones de publicidad de abogados con el fin de aumentar su visibilidad y, en consecuencia, captar nuevos clientes. Con este claro propósito aún se siguen cometiendo lamentables errores.

No comunicar. Aún existen muchos abogados y bufetes que siguen confiando en el prestigio de un apellido o una firma y miran hacia otro lado sin querer comprender y asumir que muchos jóvenes profesionales crecen rápidamente gracias a que procuran estar donde está el cliente. Pero estar ahí no basta, es necesario comunicar, transmitir información. ¿De qué sirve un perfil en Twitter si no se participa en debates, si no se transmite información útil para potenciales clientes, etcétera?

Lenguaje inapropiado: el objetivo de la publicidad de abogados es llegar al mayor número de posibles clientes la mayoría de los cuales carecen de conocimientos legales. Si empleamos un lenguaje excesivamente técnico y profesional, no nos entenderán.

zOpt_40066

Falta de concreción: muy relacionado con el anterior. Debemos asumir que nuestro cliente carece de conocimientos jurídicos por tanto no basta con ofrecer “servicios jurídicos”, es necesario concretar: derecho matrimonial, patrimonial, penal…

Orgullo: si observas que otros abogados o despachos te han sacado delantera porque comunican y lo hacen bien, imítales; y si careces de conocimientos, delega en un profesional del marketing jurídico que te oriente en mejor estrategia a seguir.

Desactualización: si no basta con “estar”, menos aún basta con estar igual durante años. Los tiempos cambian, avanzan, y con ellos también el diseño de páginas web. Un diseño antiguo se nota, y causa rechazo.

Excesivo formalismo: también los usos sociales han evolucionado y debes estar al día. Te estás dirigiendo a alguien en concreto, tu futuro cliente, no tengas miedo a dirigirte a él en primera persona, se cercano aunque sin tamarte licencias.

Esta entrada fue publicada en Abogados y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *