Cómo aumentar la rentabilidad de un bufete, paso a paso

No basta con contar con los mejores abogados, tener clientes y ofrecer buenos servicios para que un bufete incremente su rentabilidad. En la actualidad se requiere, además, la adaptación a las tecnologías, mantenerse informado en torno a las novedades del sector y, sobre todo, brindar la ayuda así como el asesoramiento que los clientes demandan para prestarles un servicio óptimo.

 

abogado
Para mejorar el rendimiento de un despacho resulta de vital importancia la implementación de un plan de marketing adecuado, así como llevar a cabo la medición del impacto del mismo y los recursos que se han invertido en su puesta en marcha para interpretar el grado de eficiencia que se ha alcanzado con él. Además de esta estrategia de mercadotecnia existen algunas pautas que contribuyen a aumentar la rentabilidad, creando un mayor número de contactos y mejorando la calidad de los servicios ofrecidos. Entre ellas, se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

 

 

  • Contratar profesionales con talento. Contar con letrados inteligentes que, además, se impliquen en la prestación de los servicios del bufete es una premisa fundamental para que un despacho crezca. Además de aprovechar sus habilidades y puntos fuertes resulta importante fomentar las capacidades de los letrados a través de la motivación referente al desarrollo profesional, así como mediante recompensas y reconocimientos.

 

  • Fomentar la comunicación. El buen entendimiento entre los colaboradores de un despacho se traduce en resultados. Por ello, se debe fortalecer la comunicación y dedicar tiempo a cada uno de los profesionales para delimitar las obligaciones y lograr que cada persona tenga claro cuáles son sus funciones. Con ello se conseguirá que cada abogado se preocupe por desarrollar los cometidos asignados y se responsabilice de cumplirlos con efectividad. Coordinar los esfuerzos de un equipo de trabajo es una clave de éxito.

 

legal

 

  • Aprender a delegar. Contar con una red de colaboradores talentosos aporta confianza en los casos en que no existe opción a delegar. Se trata, además, de una acción que refuerza la motivación por ambas partes: el empleado o colaborador se sentirá considerado por su superior o colega y éste, respaldado por la ayuda del profesional con el que trabaja. Por otro lado, los expertos señalan que la figura de un mentor dentro de una empresa es, en realidad, una estrategia eficaz a largo plazo.

 

  • Cuidar los clientes. Cualquier persona es susceptible de convertirse en un cliente en el futuro. Por ello, se debe tratar a todo el mundo como un cliente potencial, desde abogados o proveedores hasta empleados. Con respecto a los clientes actuales la fidelización es el reto: se consigue a través de la adecuada valoración de sus necesidades y un servicio de calidad.

 

Con seguridad, se te pueden ocurrir otras tantas recomendaciones, estaremos encantados si dejas tu comentario….. 😉

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *